Amar a nuestros enemigos.

Queridos hermanos en el Señor,

Las lecturas del VII domingo del tiempo ordinario, nos hablan del amor a nuestros enemigos. La ley del talión (ojo por ojo y diente por diente) estaba vigente en el tempo de Jesús. Esta ley consistía de responder con castigo “proporcional” a la pena. Jesús actualiza esta ley, e introduce una novedad. Él propone la no violencia ante las actitudes de venganza. Para Jesús debe prevalecer el perdón y el amor en nuestras relaciones humanas, amar sin medida. El amor Cristiano (Dios es amor) debe respetar, comprender, disculpar, descubrir lo bueno que hay en él, para colaborar en su crecimiento.

El papa Francisco en su homilía en capilla de la Casa Santa Marta del 14 de junio 2016, dijo: “que el Señor nos dé la gracia, solo esta: oren por los enemigos, por aquellos que nos desean mal, que no quieren el bien para nosotros. Orar por aquellos que nos hacen mal, que nos persiguen. Y cada uno de nosotros sabe el nombre y apellido: oro por esto, por esto, por esto… les aseguro que esta oración hará dos cosas: “a él lo hará mejorar porque la oración es potente, y a nosotros nos hará mas hijos del padre”.

Que tengáis un feliz fin de semana.

Comparte esto: