Como hemos vivido la resurrección (Testimonio I)

Queridos hermanos en el Señor,

Hemos vivido esta fiesta muy diferente, pero como mucha profundad. En estas próximas semanas os iremos haciendo llegar el testimonio de los grupos que componen nuestra parroquia.

Desde el grupo de Jóvenes en Acción (JEA), la presidenta, Gracia Cortells Cortés, nos dedicó estas palabras: “Esta Semana Santa ha sido diferente y marcada por situación muy difícil para todos, a nivel actividades parroquiales, esta siendo complicado. No se hacen campamentos, los titulares no han salido por las calles de nuestra ciudad, no se ha celebrado la fiesta de la Virgen del Amor Hermoso, ni la Jornada del pobre y muchas más actividades que dan vida a nuestra parroquia. Sin embargo, nos hemos sentido Iglesia, ya que, durante esta Semana Santa hemos compartido nuestra Fe y hemos colaborado como hermanos y hermanas que somos, en cada celebración ha estado presente cada miembro de la Parroquia, ya sea leyendo, vistiendo el altar, controlando el aforo etc. El Espiritu de unión que hemos conseguido crear, esperamos que no se pierda y trabajemos incluso mejor”.

En la misma línea, la Hermana Irene Moreno, Hermana de la Consolación, y asesora del Movimiento Consolación para el mundo (MCM) nos escribió este testimonio: “Durante el Triduo Pascual, nuestros jóvenes del COM, hemos compartido y participado con la comunidad de fieles de la parroquia de los Santos Evangelistas. Hemos colaborado con los cantos en los oficios, en la vigilia Pascual  y con la hora  Santa, pero sobre todo con nuestra presencia. Para nosotros ha sido un regalo compartir la fe, por un lado porque orar juntos y poder vernos físicamente también ha alentado nuestra esperanza y por otro, porque juntarnos con otros jóvenes y personas creyentes alienta y fortalece nuestro deseo de seguir creciendo en este camino como cristianos. Queremos dar las gracias a la comunidad de fieles de la parroquia Santos Evangelistas, por acogernos con tanto cariño y cercanía, por hacernos sentir en casa y en familia, por hacernos sentir Iglesia. Ser Consolación es nuestra razón de ser, pero necesitamos de referentes que sean testimonio y aliento. Compartir con vosotros nos ha ayudado a encontramos con este Dios del Consuelo que se hace cercano a nuestra vida acompañándonos en todo momento y que nos llama a ser esa Buena Noticia para el mundo. Dios es bueno, constantemente.

Comparte esto: