Cuidemos la casa común

Queridos hermanos en el Señor: “Cuidemos la casa común, ha dicho el Papa Francisco en su encíclica “Laudato Si”; en ella nos habla de cómo hemos de cuidar la naturaleza, que es un bien común. Por eso es importante que tengamos en cuenta los bienes materiales que nos ayudan a acercarnos al Señor, estos espacios comunes que compartimos y que nos ayudan a formar y reunir la comunidad parroquial. Cuando estos espacios están dañados, tenemos que ponernos todos de pie, echar una mano, y levantar la casa común.

Pues, resulta que nuestro templo parroquial ha sufrido unas goteras a consecuencia de las lluvias del domingo 4, 5 y 6 de Febrero. Habíamos reparado hace poco las goteras en los salones parroquiales, pero no estaba previsto que en el Templo salieran otrasas. Como reparar las goteras es cuestión de mantenimiento del templo, según la compañía de seguros, no se hacen cargo de los daños causados. Así, que tenemos que colaborar, tanto los feligreses de la parroquia, como todos los de buena voluntad, para no dejar que nuestro templo caiga.

Ya veis, ¡hasta estuvimos dos días sin luz porque los cables se mojaron!, y la reparación ha costado 149,90 €. ¿Qué os parece? Esta situación no puede seguir así, tenemos que hacer algo. Los albañiles nos han dado un presupuesto de 2.000 € para reparar y acondicionar templo y salones. Informaremos de lo recaudemos cada semana. Pedimos vuestros donativos a los grupos parroquiales, a los feligreses y a toda persona de buena voluntad. ¡Que Dios os lo pague!

Comparte esto: