Nota importante de la Diocesis de Segorbe-Castellón, respecto del Coronavirus.

1. La Diócesis de Segorbe-Castellón colabora y seguirá colaborando con las autoridades civiles y sanitarias acatando todas sus disposiciones y exhorta a todos sus fieles a respetarlas con responsabilidad.

2. El templo de nuestra parroquia permanecerá cerrado hasta que remita el alto riego del contagio.

3. Los Sacerdotes de esta parroquia permaneceremos disponibles para la atención espiritual, especialmente para los enfermos y necesitados de consuelo espiritual. Nos corresponde acompañar en todo momento al pueblo de Dios, permaneciendo al servicio de los fieles, para ayudarles a vivir su fe en comunión con la Iglesia, invitándoles a permanecer cerca de Dios a través de la oración e invocando constantemente la protección de la Santísima Virgen.

4. Celebraremos la santa Misa en privado, sin asistencia de público; incluiremos en la celebración eucarística peticiones para la erradicación de la pandemia, por los fallecidos, enfermos y sus familias, así como por los profesionales sanitarios abnegados y dedicados a costa de sus propias vidas a salvaguardar las nuestras pensando en el bien común.

5. Se mantienen los actos litúrgicos de la Semana Santa, aunque haya que celebrarlos sin asistencia de público.

6. Apelando a la responsabilidad de todos y atendiendo a esta excepcional situación se considerá necesario suspender todos los actos públicos previos así como las procesiones de Semana Santa, agradeciendo la comprensión de todos los fieles.

7. La actividad sacramental (bautismos, bodas, funerales) que al criterio del Párroco, en diálogo con la familia, contando con el Vicario general y siempre con un grupo muy reducido de participantes.

8. Como ya se decretó con fecha 14 de marzo, se dispensa de la obligación de participar en la Eucaristía los domingos y demás días de precepto (cfr. C. 1247 CIC) a todos los fieles cristianos de la Parroquia y a todos los fieles Cristianos que de hecho se hallan en este territorio. Recomendamos que las personas y las familias participen en las misas retransmitidas a través de los medios de comunicación y las redes sociales, viviendo la comunión espiritual.

Comparte esto: